Los agentes medioambientales piden a la Junta que devuelva a las Brigadas de Investigación su pleno funcionamiento

Agentes Medioambientales de las Brigadas de Investigación de Incendios Forestales (BIIF) han donado las retribuciones percibidas en concepto de Guardia de Investigación a la ONG Médicos Sin Fronteras, con el objetivo de “ayudar” a los más necesitados, como firma de expresar su desacuerdo con el protocolo de actuación establecido para estos equipos que, según los agentes limita su campo de acción hasta hacerlo casi inoperativo en la práctica. Así, según indica la Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha (APAM), también solicitan a la Junta de Comunidades, a cuya Consejería de Agricultura y Medio Ambiente se encuentran adscritos que devuelva a estas brigadas su plena capacidad de funcionamiento.

Según expone uno de los agentes en una carta, titulada ‘En mi hambre mando yo’, los 329,77€ por más de 200 horas de disponibilidad que ha percibido como Agente Medioambiental investigador de incendios forestales durante la campaña de alto riesgo de incendios de 2015, “he decidido donarlos a la organización humanitaria Médicos Sin Fronteras’. En la carta, firmada por José Antonio Tortosa García, también hace un repaso a su historial como agente de las BIIF a las que se incorporó en 2009.. “En 2013 presenté, junto al cien por cien de los integrantes de estas brigadas de mi provincia, renuncia voluntaria a pertenecer a dichas BIIF debido a la aplicación de un nuevo protocolo de trabajo”, -indica la misiva-. “La eliminación del despacho automático –en la actualidad deben autorizar a los agentes a ir a investigar un incendio forestal-, así como las limitaciones para realizar ciertas diligencias de investigación o presentar atestados en los juzgados fueron razones suficientes para mi renuncia”, añade. “La Consejería de Agricultura de la Junta de Comunidades, administración a la que estoy adscrito, me nombra durante 2015 para realizar dichas guardias por estar dentro de mis competencias, las cuales he cumplido, al igual que mis compañeros, con la máxima profesionalidad posible. Pero al mismo tiempo se mantiene el actual protocolo de actuación, el cual a mi entender no permite que pueda ejercer estas funciones todo lo eficazmente que podría hacerlo (o al menos así lo creo, pues no se me ha requerido para ninguna investigación). En función de todo lo expuesto he considerado donar lo recibido”, añade. “Y, aunque la cantidad donada por cada agente no es una suma considerable, sí es relevante para el sueldo de un funcionario”, explica el agente, quien agrega que “seguramente podría emplearlo en bienes materiales, pero prefiero realizar una inversión en algo más importante y por desgracia menospreciado en los tiempos que corren: valores. Intento con esto ayudar a personas que realmente lo necesitan y elevar al tiempo una protesta a la ciudadanía, en lo que intento sea entendido como un gesto de honradez, principios y coherencia”, insiste. Los Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha, además de agentes de la autoridad y policía judicial genérica, “somos funcionarios públicos. Son los ciudadanos y ciudadanas de esta tierra a quienes nos debemos, siendo la protección de la naturaleza nuestra vocación y razón de ser, y dentro de los medios de los que dispongamos intentaremos que los que están por venir encuentren el mejor medio natural posible”, concluye la carta.

Enlace noticia: http://www.elporvenirclm.com/component/k2/19212/agent-ambientales.HTML