El Cuerpo de Agentes Medioambientales vela por la seguridad en la Caza

Una de las más importantes funciones del Cuerpo de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha en cuanto a la actividad cinegética se refiere, es velar por la seguridad de todos aquellos que la practican y los que, sin practicarla, realicen otro tipo de actividades que pudiesen entrar en sinergia con aquella.

En este sentido, y teniendo en cuenta las densas nieblas que se han formado en algunas zonas durante el pasado fin de semana, los Agentes Medioambientales realizaron diversos servicios en la provincia de Toledo encaminados a la comprobación de que los cazadores cumplían las correspondientes normas de seguridad establecidas en la Ley 3/2015 de caza de Castilla-La Mancha.

Ejemplares de Zorzal Común decomisados por incumplimiento de la normativa

Estos servicios culminaron con diversas intervenciones de piezas de caza por incumplimiento del apartado c) del artículo 27, que reza de la siguiente manera:

 c) “Cazar cuando por la niebla, lluvia, nevada, humo u otras causas se reduzca la visibilidad de forma tal que se vea mermada la posibilidad de defensa de las piezas de caza o pueda resultar peligroso para las personas o bienes. En todo caso, se prohíbe cazar cuando la visibilidad sea inferior a 250 metros”.

Teniendo en cuenta que año tras año venimos lamentando la perdida de vidas humanas por disparos accidentales durante jornadas de caza, hemos de entender que estas funciones van más allá del mero acto administrativo de comprobar si la documentación está en regla y se cumplen unas determinadas pesquisas legales, encaminándose más al ámbito de la protección de la vida humana y, por tanto, de la Seguridad Ciudadana, por lo cual debe dotarse a los Agentes Medioambientales de los medios adecuados que aporten unos mínimos de seguridad en estas actuaciones: chalecos de alta visibilidad, linternas con cono luminoso, silbato…de los que actualmente adolecemos.

ANTE CUALQUIER ACCIDENTE, LLAMAR A LA MAYOR BREVEDAD POSIBLE AL TELÉFONO 112.