La irresponsabilidad e ilegalidad de Page, su Consejero y Secretaria

La irresponsabilidad e ilegalidad de Page, su Consejero y la Secretaria General
LUIS DÍAZ, SOCIO DE HONOR DE APAM-CLM Y EXPRESIDENTE DE AEAFMA HABLA EN EL PROGRAMA LA VENTANA INDISCRETA DE RADIO LAS PALMAS SOBRE LA INSTRUCCIÓN QUE IMPIDE A LOS AGENTES MEDIOAMBIENTALES DENUNCIAR DELITOS ANTE JUECES Y FISCALES.

 

Luis Díaz Villaverde habla como acostumbra a hacer, sin pelos en la lengua, esta vez para una radio canaria, lo hace en su propio nombre pero suscribimos sus palabras una por una.
 
Se cumple un mes de la agresión del Gobierno de Page a la justicia, representada en la obstrucción a los agentes medioambientales. Un mes desde que todos los agentes castellano manchegos recibiéramos, vía correo electrónico, una instrucción que nos impide denunciar los delitos contra el medioambiente ante los únicos órganos competentes para evaluarlos,  los jueces y fiscales.
 
Tras la forzada reunión celebrada una semana después de dicha recepción, en la que se acordó un texto consensuado por toda la parte social y la Administración, dicha instrucción sigue vigente sin modificación alguna. Este “decretazo”,  como así lo describe la propia periodista María Montero, sin precedentes en 140 años de historia del colectivo, supone extender una alfombra roja de impunidad a los delincuentes que cometan delitos tan graves como el de incendio forestal o que envenenen nuestra fauna amenazada.
 
Según esa instrucción ilegal, documento interno de carácter meramente organizativo que contraviene a una Ley Orgánica, los efectivos del Cuerpo de Agentes Medioambientales no deberían, ya que serían expedientados disciplinariamente, levantar un cadáver presuntamente envenenado, tomar muestras de un vertido contaminante a un río y ni siquiera podrían acceder al área de inicio de un incendio forestal cuando se encuentren investigando las causas y los causantes del mismo. Para que nuestros lectores lo vean mas claro, es como si el Gobierno de García Page impidiera a un médico auxiliar a un enfermo o a un profesor velar por la educación del alumnado.