Denunciados dos cazadores por “doblar puesto” en una montería en Toledo

En el transcurso de una montería celebrada en los Montes de Toledo durante el pasado fin de semana, Agentes Medioambientales de Toledo detectaron durante el operativo para la vigilancia y control de dicha montería, que en varios de los puestos se encontraban, dos personas armadas, lo que se denomina “doblar puesto”. La normativa vigente en materia de caza establece que “en las modalidades de caza en puesto fijo, queda prohibido el desdoblamiento de éstos sobre el terreno, e igualmente desde un mismo puesto no podrán simultanear la acción de cazar dos o más cazadores”.
Esta forma ilegal de caza crea una situación de grave riesgo para los propios cazadores, en las que un disparo hacia a una pieza que puede pasar entre la posición de ambos, puede provocar una accidente mortal, como desgraciadamente ya ha ocurrido esta temporada.

El trabajo de los Agentes Medioambientales en las monterías es especialmente complejo, ya que el acceso a los puestos durante el desarrollo de una montería es peligroso, por lo que el control de éstos debe hacerse desde una distancia prudente mediante el uso de prismáticos y/o telescopios. En este caso, dado que algunos de los puestos se encontraban próximos a un camino de un monte público, pudieron acceder a varios de ellos con seguridad.

Los agentes explicaron a los cazadores el grave riesgo que corría su integridad física al estar doblando puesto, obligándoles a guardar una de las dos armas y realizando la correspondiente denuncia. También constataron que alguno de los puestos no cumplía con las medidas de seguridad, puesto que no estaba protegido de los posibles disparos de otros cazadores, debido a su cercanía y a la ausencia de accidentes geográficos que hacen de pantalla.

Además entre otras normas de seguridad, las personas que ocupen puestos en monterías, ganchos o batidas, deben llevar una gorra o sombrero reflectante de color naranja, o en su defecto, una señal en lugar visible en forma de banda, preferentemente en el sombrero, los puestos deben contar con señales reflectantes de color naranja visibles desde los puestos cercanos. Los ojeadores, perreros y auxiliares de las cacerías, también deben vestir chalecos reflectantes de alta visibilidad, preferentemente de color naranja.

Desgraciadamente, estas situaciones de riesgo se producen con más frecuencia de lo deseado durante la celebración de monterías y ganchos en nuestra región.
Los Agentes Medioambientales no solo velan por la preservación del medio ambiente, también lo hacen por la seguridad de todas las personas que tienen derecho a disfrutar de aquél en sus diferentes modalidades, ya sea el senderismo, la recolección de hongos y setas, etc., o como en este caso, la propia caza.